Sal Marina Tradicional

La Sal, fundamental para la vida

La vida surgió en el lecho marino, en esa sopa madre en la que la sal fue parte esencial para conseguir el equilibrio perfecto de minerales y aminoácidos que regula a todos los seres vivos. La sal, además de ser imprescindible en el origen de la vida, también ha influenciado en nuestra cultura. El consumo de sal pronto se vio fundamental para mantener el equilibrio de nuestro organismo y, enseguida, el ser humano creó arquitecturas para controlar su extracción; la utilizó como moneda de cambio; y ha servido hasta nuestros días para dar una identidad a nuestra gastronomía.

Sal Marina de Fuerteventura

Es primordial para nuestra salud que la sal que consumimos diariamente sea un producto de calidad. La composición ideal de la sal debería ser baja en sodio, como ocurre con las sales marinas; y rica en oligoelementos y minerales, lo que se consigue con un sistema de extracción respetuoso y cuidadoso.

La Sal Marina Tradicional de Fuerteventura, además de ser baja en sodio, es muy rica en oligoelementos y minerales. En las Salinas del Carmen hemos apostado por continuar con el sistema de extracción tradicional, que favorece la conservación de todas las cualidades naturales de la sal marina, dando como resultado la que es muy probablemente la sal con más magnesio, sulfatos y potasio del mundo.

 

¿Cómo obtenemos una sal de tan buena calidad?

La calidad de la sal que obtenemos en las Salinas del Carmen se debe a varios factores: la calidad y pureza del agua que baña la isla, las características irrepetibles de las antiguas estructuras de las salinas y el sistema de extracción tradicional canario. Nuestro compromiso con la sostenibilidad medioambiental y la conservación y puesta en valor del patrimonio majorero, nos llevan a desarrollar una extracción respetuosa y sostenible, que contribuye a que el producto final no pierda sus cualidades.

 

Sal de espuma

La isla de Fuerteventura es Reserva de la Biosfera, lo cual garantiza unos controles ambientales que contribuyen a mantener la pureza del agua marina. La calidad del agua permite, a su vez, la existencia de elementos naturales que contribuyen a enriquecer nuestra sal de manera natural. Las Salinas del Carmen cuentan con un sistema de captación de agua muy peculiar, que ha funcionado durante siglos: el saltadero. Gracias a este sistema, el agua entra en el circuito de las salinas únicamente por la fuerza de las mareas: las olas rompen en el rebosadero y la espuma de mar cae dentro. Precisamente es en la espuma de mar donde encontramos una mayor proporción de oligoelementos del agua marina. Y esto, obviamente, se mantiene en la sal obtenida.

 

Salinas históricas

Las Salinas del Carmen fueron construidas hace más de 100 años. Durante el proceso de concentración de la sal, el agua obtiene de los antiguos fondos de barro de los cocederos y tajos los oligoelementos y aminoácidos, resultado de la gran diversidad microbiológica de la salina, y le confieren una composición tan rica a la sal. En las Salinas del Carmen cuidamos cada uno de los pasos que va superando la salmuera para conseguir que la sal alcance el equilibrio perfecto de cloruro sódico y oligoelementos.

Recogida artesanal de los salineros

Nuestros salineros recogen con sus propias manos la sal marina, con el mismo sistema de bateo diario de los tajos que realizaban hace siglos en las salinas canarias. Así se impide el crecimiento y densificación de la sal, y se consigue un grano de menor tamaño que facilita una mayor incorporación de oligoelementos. Los salineros controlan los tiempos de concentración y de secado idóneos para que se mantengan todas las propiedades de la sal. El sol majorero y los vientos canarios nos regalan una sal blanca con el punto de humedad ideal y un equilibrio perfecto y armonioso en su rica composición.

 

Envasado doblemente respetuoso

Además de la sal marina, en nuestras salinas también recogemos flor de sal y sal de escamas que, con mucho mimo, envasamos con un proceso completamente artesanal y sostenible. Sin necesidad de maquinaria, seleccionamos la mejor sal para poner a disposición de nuestros visitantes en el Museo de las Salinas del Carmen y todo aquel que adquiera nuestros productos. Además, priorizamos envases de materiales naturales y con formatos reutilizables, para que el producto llegue intacto a su destino y para que el impacto medioambiental sea el menor posible. Nuestros distintos tipos de sal y formatos pondrán a disposición de cualquier persona un producto Premium que hará las delicias de todo aquel que lo saboree.

 

Las Salinas del Carmen recogen lo mejor de Fuerteventura

La Sal Marina Tradicional de las Salinas del Carmen es rica en oligoelementos (magnesio, sulfatos, potasio, litio…), baja en cloruro sódico, de grano fijo, cristales ligeros y crujientes, limpios y suaves al paladar. Confiere un respetuosos y placentero espectáculo de sensaciones al paladar. La pureza de las aguas de la Reserva de la Biosfera de Fuerteventura, el sol de las islas canarias, el viento majorero y la tradición salinera canaria dan como resultado la Sal Marina Tradicional de las Salinas del Carmen, posiblemente la mejor sal marina del mundo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *